jueves, 28 de noviembre de 2013

EL DIARIO DE MARÍA: violencia domestica



"No se nace mujer, se llega a serlo"  Simone de Beauvoir
"Las heridas de violencia no se curan con pastillas de ninguna especie,

 ni con ejercicios, ni libros de autoayuda."
La violencia domestica es un hecho que avergüenza, porque los prejuicios tienden a culpabilizar a las mujeres.
“El Diario de María”,  es la historia de una joven mujer que se casó enamorada y luchó durante años por mantener su matrimonio, el cual se disolvió por la violencia. El Diario está estructurado en dos partes: La primera, María,  reflexiona sobre la condición histórica de la mujer, sometida a patrones culturales que conllevan a su negación y la naturalización de la violencia.   En la segunda parte María narra su experiencia vivida como víctima de la violencia psicológica y física. Rememora la tristeza, el llanto, sentimientos de culpa, de fracaso, los efectos del aumento de peso. Cierra su Diario en forma optimista: ha recuperado su autoestima y su vida esta plena de ilusiones y  proyectos, al lado de sus hijos y siempre como dice “al lado de la historia”.
"El muro más grande, desde mi particular punto de vista,
 es la unidad resultante de la negación de la mujer y la naturalización de la violencia."
Ser y sentirse mujer resulta una amalgamaba de miles de estados, sentimientos, complejos, aspiraciones, prejuicios. Es una lucha constante que no duerme, se trasnocha y levanta temprano. Verdaderamente, ser mujer no es fácil porque se entrecruzan lo que se cree, lo que se debe, lo que se desea, lo que se aspira de este género. Estas suelen ser exigencias anticipadas por la sociedad, la religión, la familia y las buenas costumbres. Por ejemplo, en una época una buena mujer era la que procreaba más hijos. Sea cual sea la plataforma desde donde nos situemos la mujer termina siendo para la hechura del otro: madre para su prole, mujer para su hombre.
" Aún en el siglo XXI incomoda a algunos la independencia femenina."
El reconocimiento de la mujer es un asunto complejo que todavía sigue causando ciertas inconveniencias sociales. Las incorporaciones al habla que se han hecho recientemente incomodan a los hablantes mujeres y hombres, quienes desde una lógica influenciada por la dominación manejan cualquier cantidad de argumentos para no utilizar la letra “a”. Adán peca por culpa de Eva quien lo tienta a comer del fruto prohibido, y la más grande de todas las mujeres “María,” madre del hijo de Dios, es inmaculada y virgen. En el discurso cristiano la mujer es símbolo de sacrificio, entrega, devoción, pureza, obediencia, fidelidad. Una mujer profesional todavía a comienzos del siglo XX era una ofensa, una mujer soltera que decidiera no casarse ni tener hijos una loca. Aún en el siglo XXI incomoda a algunos la independencia femenina.
El escenario donde nos toca vivir está fuertemente cargado de violencia, desde las palabras a las cosas, se ha impuesto un cerco que cercena con vigor a las mujeres. El muro más grande, desde mi particular punto de vista, es la unidad resultante de la negación de la mujer y la naturalización de la violencia. De tal forma, que frente a nuestros ojos ocurren millones de situaciones donde se violenta a nuestro genero y nosotras las pasamos por desapercibidas, porque nuestra enajenación nos impide verlas y reconocerlas.
 He escuchado decir incontable número de veces de las bocas de amigas, madres, vecinas, compañeras, hermanas y mujeres en general, con orgullo inclusive, que tienen suerte porque no han sufrido en carne propia la violencia domestica. La realidad es angustiante porque se cree que podemos cargar con las penas de nosotras y de todas las demás mujeres de nuestras vidas sin padecimiento. La negación de la violencia se manifiesta en el dedo acusador de la culpabilidad, en la distinción entre mujeres débiles y fuertes, en la incomprensión da cada circunstancia en particular no sólo de parte de  los hombres sino de las mismas mujeres.
" es inevitable que me dirijan cualquier observación o comentario sobre mi obesidad...
algunas personas hasta han llorado al verme."
El pasado 8 marzo tuve la oportunidad de asistir a un evento de los tantos que se organizaron para conmemorar el “Día Internacional de la Mujer.” En un ambiente adornado de poemas, canciones y flores me encontré con una vieja amiga vinculada a los estudios de género. Desde hace algún tiempo, cada vez que me reencuentro con gente que tengo muchos años sin ver, es inevitable que me dirijan cualquier observación o comentario sobre mi obesidad. Antes sólo sonreía y me quedaba callada. Pero, recientemente, digo mi verdad, respondiendo que se debe a la depresión y subrayando la cantidad de kilos que he perdido. No tienen idea del látigo tan duro que representa para mí la cantidad de afirmaciones y preguntas que me hacen para satisfacer su curiosidad, soltando la reiterada expresión: “Ysabel tú eras tan bonita,” y continúan… “tu cuerpo, la bicicleta, la natación….no, no, no…” algunas personas hasta han llorado al verme. Pues, a pesar de los 29 Kilos menos que llevo, una vez más volví a ser protagonista de dicha escena con esta amiga, y bueno entre las tantas cartas que pude barajar para asegurar que tenía total control de mi situación, le lance sin antesala los hechos dolorosos que he vivido los últimos años subrayando la muerte de mi papá y mi hermana, pero sobre todo, mi matrimonio, mi separación y mi divorcio.
Era de esperarse que la cuestión no culminara ahí, y seguimos hablando sobre la violencia de género. Me afecto mucho este encuentro, tanto así que reencarné el dolor que pensaba que había superado. Les voy a confesar mis razones.
 "Las heridas de violencia no se curan con pastillas de ninguna especie,
 ni con ejercicios, ni libros de autoayuda."
Hay preguntas que creó que sobran, aún más viniendo de gente que se supone conoce de violencia. Afirmaciones teóricas, argumentos, formularios y recetas que lejos de acercarnos nos distancian a la hora de comprender el proceso. Las heridas de violencia no se curan con pastillas de ninguna especie, ni con ejercicios, ni libros de autoayuda. Es cierto que muchas organizaciones contribuyen y han avanzado en el tratamiento y la ayuda para las mujeres que han sido víctima de la violencia doméstica. Pero, después de tantos años, no pude soportar que me hicieran estas preguntas: ¿Te golpeó?, ¿lo denunciaste?, ¿lo pusiste preso? Porque, sigo teniendo la respuesta que tenía en el 2004.
La violencia domestica es un hecho que avergüenza, entre otras razones, ya que los prejuicios tienden a culpabilizar a las mujeres. Que te digan que si hubieras sabido como identificar a tu agresor, es tanto como decirte que si le hubieras abierto tu corazón a Cristo seguro no te hubieran agredido. Estas dos afirmaciones colocan la culpa en la mujer y no ayudan. Mi respuesta es la siguiente: ¡Claro que me golpeó! Me golpeó de todas las formas posibles. Me golpeó el orgullo, la dignidad, el respeto, la vergüenza, el amor, las aspiraciones, los deseos. Me golpeó con palabras hirientes, con sus manos y objetos. Me golpeó con su mirada y su pensamiento.  ¿Acaso, no es de suponerlo?
La medicina forense cataloga golpes y moretones como traumatismos leves, nada dice de las heridas que no se perciben a simple vista. Recuerdo cuando me examinó el médico forense y me  preguntó ¿qué estaba haciendo yo para resolver ese problema?. ¿Qué podía hacer? Después de tantos intentos fallidos de ayudar a quien era mi esposo, de justificarlo porque él también había sido víctima de violencia, de perdonarlo suponiendo que el amor lo vence todo, no me quedó otro camino que el divorcio, ya para la fecha había vivido 5 años de matrimonio conflictivo. Desde mis primeros meses de casada sabía que no sería para toda la vida, porque comencé a padecer con sus celos enfermizos, de ahí un corto paso a las descalificaciones, después a la violencia contra los objetos y animales, y yo que conocía teóricamente esa progresión, sabía que vendrían empujones y golpes, como en efecto sucedió en varias oportunidades.
Cese a la violencia de género
Me separé y me divorcié, porque si no lo hacía, literalmente, quien era mi esposo me hubiera matado. Lo grave de  mi situación era que nadie se imaginaba por lo que estaba pasando. Ni mi mamá, ni mi papá, ni mis hermanas y hermanos, ni mis amigas cercanas, ni mis compañeros de trabajo, ni los vecinos, ni mis amigos, solo yo. Éramos un matrimonio bonito con dos hijos bellos. Cuando salíamos a pasear llevando a los morochos en el coche la gente nos paraba en la calle o en los centros comerciales y nos los decía. Además, públicamente hacíamos demostraciones de afecto, nos besábamos, nos tomábamos de las manos, nos abrazábamos y nos tratábamos con dulzura. ¿Quién podría imaginarlo?  
Yo me enamoré “perdidamente,” tolerando durante nuestro noviazgo los celos. Creí que eso pasaría con el matrimonio pero no fue así. Desde antes de graduarme de bachillera había tomado la decisión de ser una mujer profesional, no faltó quien me dijera que trabajaría hasta que me casara o que simplemente estudiaría para colgar el título.  A lo que yo respondía con una negativa enfática que no me quedaría entre las cuatro paredes de una casa. Con eso he cumplido porque mi profesión ha sido una de mis columnas.
Sin embargo, cuando comencé a vivir en pareja me impuse ser una buena esposa, entonces, cuidaba a los niños con esmero, aprendí a cocinar divino, tenía la casa siempre en orden, ayudaba a mi marido con sus estudios, cumplía con todos los deberes maritales sin importar lo poco o mucho que hubiera trabajado en el Pedagógico. En síntesis, “era una buena esposa”. Aún más, una vez le dije que renunciara al trabajo y se dedicara a estudiar para que se graduara más rápido. Yo fui quien compró la casa. Todo eso era insuficiente, porque siempre había un grano más de sal o de azúcar, los morochos lloraban y tosían, las perritas se comían los muebles, el granito del piso de nuestra casa nueva se había cuarteado, las lajas eran demasiado rosadas y las paredes estaban mal frisadas. Cualquier cosa era combustible para la inconformidad y la ira.
Pues, yo tragaba grueso aferrándome a lo bonito, a mis hijos, a los días en la montaña, al Orinoco, a los proyectos que habíamos planeado juntos. En medio de las descalificaciones redacté mis trabajos de grado de Maestría y de Ascenso a Asistente, que empresa tan grande, porque significaba luchar contra el trabajo, el cansancio, y el tiempo. Cada vez que me sentaba frente a la computadora comenzaba a manifestar toda una apología de mi incapacidad y mi minusvalía intelectual. Todavía me asombra mi capacidad, porque a pesar de las observaciones que me hizo el jurado en ambos casos, estoy muy conforme con el resultado y no me faltaron los elogios. Pero, tampoco era lo suficientemente inteligente, porque no bastaban mis conocimientos de historia, sino que debía saber de agronomía, filosofía, política, religión y cualquier cosa que se le ocurriera a mi esposo.
"Con toda sinceridad les confieso... que abrigaba la esperanza de un milagro"
Aunque habìan pasado 5 años tomé la decisión de cortar por lo sano antes que "la sangre llegara al río". Con toda sinceridad les confieso que no quería divorciarme, que abrigaba la esperanza de un milagro, desde la primera desavenencia le dije que no lo iba a aguantar siempre. La razón no me indicaba otro camino más seguro que el divorcio. Por supuesto, el tampoco se quería divorciar. Me tocó a mí con las heridas abiertas buscar al abogado y organizar todo en menos de 15 días. Por cierto, tuve que descartar a dos abogados que me aconsejaron que lo perdonara. Me trague las lágrimas y fui fuerte. Nadie me vio llorando en los pasillos. Solo falté una semana al trabajo y volví como si nada. Un 14 de febrero fue el día que lo deje después de su más feroz agresión. Como para que más nunca en mi vida pudiera celebrar con ilusión ese día que suelen llamar “de los enamorados.” En marzo comencé mis estudios doctorales en la UCV y tratándose de mi, no podía ser de otra manera que con éxito.
No me desplomé, ni lloré, ni guardé duelo, seguí con todas mis responsabilidades creyendo que podía salir inmune en una balacera, en un estallido atómico, o en cualquier siniestro, seguí y seguí. Pero, la verdad es que me estaba muriendo por dentro, que no soportaba el dolor, que vivía la angustia y el miedo, que me sentía culpable de haberle quitado el padre a mis hijos, que me sentía culpable de haberle permitido todo lo que me hizo, me sentía culpable por haberlo amado y por seguirlo amando a pesar de todo. En consecuencia, me sentía estúpida, fracasada, débil, inferior, sentía que no era nadie, aunque ante los ojos de las personas que me rodeaba todavía seguía presentándome como una mujer triunfadora. Pude levantar filas de ladrillos para asegurarme que nadie alcanzara a verme en mi interior. Deje de ir a la Psicóloga porque no me convencían sus recetas y me hacía sentir  mucho más culpable.  
De todo ese calvario, recuerdo todas la veces que la gente se asombró con mi divorcio. No faltó quien insinuara que había sido por mi carácter y personalidad. Una vez la mamá de una querida amiga y ex alumna,  me digo algo parecido a esto: que si el cambiaba podría volver con él. Yo asombrada le respondí que eso era imposible, recalcando que no entendía como ella era capaz de sugerirlo trabajando con un refugio para mujeres maltratadas. No era extraño que eso sucediera porque quien era mi esposo era uno de esos hombres “encantadores” que le cae bien a todo el mundo. Me encantó a mí y a los demás. Después que nos separamos estuvo muy cercano a un grupo de mujeres que habían sido violentadas. Se convirtió en fervoroso defensor de los derechos de la mujer. Como era de esperarse no me dejó de “amar,” todavía me ama y está tratando de cambiar. Se ha atrevido en algún momento a calificarme de violenta, de agredirlo y maltratarlo.
"Salir del hueco profundo en que me encontraba ha sido lo más difícil de mi vida".
Mujeres empoderadas
 La historia mi compañera constante y me ha permitido lenta y concienzudamente mirarme desde adentro. Mirarme en el trato que tuve con cada hombre de mi vida comenzando por mi papá. Detenerme a analizar cada una de mis relaciones sentimentales, mis novios, mis amigos. Mi aptitud frente a la vida cargada y amarrada a unas aspiraciones y patrones que no fueron construidos por mí. Que yo pensaba que eran míos pero que fueron copiados en algún momento. Desnudarme hasta los huesos y sentir de nuevo mis heridas. Tomarme el tiempo para volver a verme como lo que soy, para mirarme al espejo y recordar que soy mujer. De las tantas cosas que había renunciado, puedo decir, que había renunciado a mi vida para vivir la de otros que yo ni siquiera conocía. Creo que he dado un simple y pequeño paso, pero un paso firme y seguro, porque de verdad me he visto, y me gusta mucho lo que veo, me gusta tanto que la emoción se desborda en lágrimas y me embarga una sensación de tranquilidad y fe en mi misma que anuncia nuevos tiempos.


11-03-2012. 


 

22 comentarios:

  1. La violencia es algo que esta hasta en las mejores familias como dice mi abuela, esta problemática esta arraigada en nuestra sociedad siendo un problema que nos afecta a todos ya que en la familia siempre habra alguna mujer victima de este flajelo ya que el 70 por-ciento de mujeres experimenta violencia en el transcurso de vida.

    ResponderEliminar
  2. Tu abuela tenia razón, la violencia esta presente en todas las clases sociales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la violencia hacia la mujer es algo que en muchas sociedades sean pobres o ricos no va a dejar de estar presente si el pensamiento machista no cambia daviancy mejias 21605867

      Eliminar
  3. La violencia hacia la mujer es algo que siempre a existido y la verdad dudo que deje de ser así, porque solo 3 de cada 10 mujeres que son maltratadas, se atreven a denunciar. y solo quien vive esta situación en carne propia puede decir lo horrible que se siente!
    por desgracia mi madre lo sufrió con mi padre pues este la golpeaba pero tomo valor y lo dejo! Esto es algo que no hace diferencia entre clases sociales, edades, religión ni color de piel. Abreilis Farìa 008!

    ResponderEliminar
  4. La violencia hacia la mujer es algo siempre a existido y dudo mucho que deje de ser así, porque solo 2 de cada 10 mujeres que sufren esta realidad se atreven a denunciar a sus agresores. Solo quien vive esto en carne propia puede dar fe de lo que se siente al recibir golpe tras golpe e insulto tras insulto. Esto es algo que no hace diferencia entre clases sociales, edades, religión ni color de piel. Abrielis Faria 008!

    ResponderEliminar
  5. Vicmary fiorella barricella monasterio C.I:17.986.754 sección.: 007 venezuela contemporánea.
    La violencia contra la mujer siempre ha existido ya que no respeta ni raza y mucho menos extrato social siendo una de las primeras causas de las familias difuncionales.

    ResponderEliminar
  6. La violencia es algo que se puede mejorar mediante educación y principios y también los valores con los que sea criado nuestros hijos de allí va a tener muy buena educación y se puede mejorar la violencia de resto en toda clase social y en cualquier parte del mundo la van a ver mientras los niños sean educados de una forma incorrecta al crecer van a ser machistas y con falta de valores y asi sucesivamente.

    ResponderEliminar
  7. La mujer tiene un papel importante en nuestra sociedad, comúnmente se dice q el hombre es el sexo fuerte pienso que eso es totalmente falso ellas tienen la capacidad de trabajar estudiar y hacer muchas otras actividades y luego llegar a la casa y tener animo de mantener su hogar organizado sin olvidar su belleza y personalidad. Casos como este causan impotencia y sobre todo por su frecuencia lo agradable es que esta mujer día a día está logrando luchar en contra de su problema y en contra de los prejuicios de una sociedad que todavía no sabe cómo abordar una situación de este tipo, por esto cada día siguen permitiéndose tantos abusos en contra de la mujer por miedo o por el que dirán.(T.L seccion 008)

    ResponderEliminar
  8. hoy en día las mujeres son maltratadas no solo en lo físico sino también en lo verbal y psicológico,esto no se debe nada mas a al machismo del hombre, sino al degrado de la mujer por culpa de los medios de comunicación que se han dado la tarea que presentar a la mujer como un objeto sexual y exclava de la casa y sin derecho a disfrutar de las atenciones de su esposo y derecho a su cuidado personal lo cual hace que se vuelvan (descuidadas y con baja autoestima)excis 008

    ResponderEliminar
  9. La violencia de género se ha presentado tanto mujeres como hombres,donde la mujer ha sido la principal víctima, ya que,es quien se expone a las agresiones y a los daños psicologicos-verbales de parte del hombre. Es importante destacar que ha logrado ser un gran problema para nuestro país y pues generalmente se vive en el hogar. Es por eso,que es necesario tomar medidas drásticas y denunciarlos, dejar los miedos atrás; porque son muy pocos los casos en donde ellos dicen que van a cambiar, cosa que es totalmente falsa,tanto así que las pueden llevar hasta la muerte. Como dice el dicho: "LA MUJER NO SE TOCA NI CON EL PÉTALO DE UNA ROSA".

    Yuvetzi Montilla. Sección: 007- VENEZUELA CONTEMPORÁNEA.

    ResponderEliminar
  10. Terminando de leer el tema, bueno tiene mucha razón en lo que dice cuando la mujer es y/o fue maltratada tanto física como psicológicamente nunca se le va a olvidar o a superar esos hechos, aunque sea una mujer triunfadora y todos la vean como tal ; ella por dentro se siente todo lo malo que le paso y como ella dice que eso no se cura con nada en este mundo y tampoco se le olvidaran. Por eso insisto en que para mejorar eso debemos tener una mejor educación de pequeños e inculcar buenos valores a nuestros hijos para mejorar el maltrato hacia la mujer .

    ResponderEliminar
  11. cualquier mujer de cualquier condición, esta expuesta a ser maltratada, esta expuesta a caer en una situación de la que le cueste salir, aun así existe la esperanza de que cada día hayan mas mujeres que logren salir de esa cárcel, en la que muchas veces se convierte su vida, es bien sabido que el hombre o la mujer que maltratan, van siempre a encontrar una excusa, quienes no deben de buscar una excusa para tolerarlo es quien lo esta recibiendo, el maltrato se extiende a toda la familia y si, en especial a los hijos a quienes se les pude dejar por herencia las secuelas de vivir en un ambiente hostil. hay que seguir la lucha, no debemos callarnos cuando sabemos de alguna mujer que esta siendo abusada... Jessica Colmenares Venezuela Contemporánea sección 007

    ResponderEliminar
  12. Es increíble ver en estos tiempos como se mantiene con tanta fuerza el maltrato hacia la mujer! Quizás sea por falta de instrucción de como salir de esa situación... Lo importante es motivar a estas mujeres a No permitir mas maltratos, mas abusos, a denunciar, a quejarse y levantarse! La mujer es única, la mujer es vida, la mujer es creación... por eso una y mil veces No No y NO al maltrato hacia la mujer. Medina Diorling, Venezuela Contemporánea sección 007.

    ResponderEliminar
  13. Hola muy buenas noche…. El maltrato a la mujer un tema que pareciera nunca tener un FINAL, es totalmente triste y vergonzoso como un hombre puede ser tan machista y a su misma ves débil, a pesar de que la violencia de género ha sido siempre la misma durante siglos, y ha tenido una gran diferencia ya hoy en dia es un problema de estado el cual si se habla... Un gran porcentaje de mujeres calla por miedo pero en realidad hay que romper ese silencio. Y pienso que una de las soluciones es que debemos aprender a respetarnos tanto hombres y mujeres. Dayana Mendoza

    ResponderEliminar
  14. Hoy en dia resulta dificil creer que una mujer permita el maltrato por parte de su pareja, primero porque ya la mujer puede valerse por si misma y ser tomada en cuenta en la sociedad, segundo porque existen leyes que la protejen ante una situación así, cosa que no existia en la antiguedad, entonces porque si todo esta tan avanzado y tiene la oportunidad de superarse porque sigue permitiendo el abuso? a mi parecer existe algun trastorno psicológico causado durante su crianza, que no le permite tener el valor suficiente para enfrentar esa situacion y buscar ayuda profesional, muchas veces tambien es porque posee baja autoestima o porque tiene miedo de enfrentar la vida sola, son diferentes los motivos que pueden provocar esta situacion y en ese caso apoyo todas las campañas que actualmente se estan realizando para ayudarlas pero deben tomar en cuenta que lo más importante es que ellas mismas deben dar el primer paso y querer salir de esa problemática. sección:008, Venezuela Contemporánea.

    ResponderEliminar
  15. es increible lo que pude percibir en esta historia de una verdadera historiadora!!! mientras leia logre observar algunos sentimientos y emociones indudablemente negativos, que al final del pequeño relato; porque se que es pequeño comparado con lo real; senti el orgullo, la fortaleza, esperanza, fe, confianza que un ser humano puede soportar y sentir a traves del tiempo. lo mas sorprendente de todo es que la protagonista de este hecho real es una profesora de historia, que muchas veces la vemos como una de las tantas,la cual pensamos que tiene un sueldo, una profesion, un hogar intachable que lo obtuvo con facilidad sin conocer los elementos implicitos de su historia y creemos que en su vida todo estuvo bien POR LA MANERA EN COMO SE EXPRESA AHORA. tambien que como estudiantes sentimos que su clase nos aburre, que nos dice las cosas claras sin ningun arrepentimiento a la hora de correjirnos y que casi siempre nos hablo un poco de sus ilusiones, su personalidad,su caracter, su vision hacia la vida,y siempre trata con esfuerzo de enseñarnos la historia como tal, etc; pero nunca pensamos ni muchos menos descubrimos que una vez existio en su vida una herida que dejo su cicatriz y que detras de su mirada oculta un valle de lagrimas que muchas veces se desbordo y que en su fisico y su rostro oculta golpes duros de la vida por solo tratar de ser la mejor esposa, madre y cumplir su rol de mujer. Esto nos lleva a pensar y reflexionar muchas cosas para dar respuestas a muchas interrogantes solo lo que puedo pensar en este momento es lo grandioso que puede ser una mujer a pesar de sus tristeza, dolores y sufrimiento porque aun con tantas dificultades y tener que tomar desiciones dificiles todavia le queda voluntad para continuar. Y no cumplir aquellos sueños que nunca soño sino que se los impusieron, pero con el paso del tiempo y las prueba pudo tener sus propios sueños para luego poderlo realizar y ser valorada. tambien puedo decir que DIOS es quien todo lo ve y a pesar que en los momentos dificiles no lo sentimoS pero EL esta alli canalizando todas las cosas y esperando un clamor de nosotros para resolver nuestros problema a pesar del tiempo que dure la dificultad solo hay que tener paciencia y saber como enfrentarlo y como dijo la profesora ysabel: no existe ninguna receta, argumento o otro medio que pueda olvidar esas heridas sino uno mismo trata de olvidar aquello que una vez nos golpeo...y como dijo tambien una vez en clases: "al historiador solo le importa que cambios han ocurrido" y yo creo que esos cambios que le importa a ella son los que traza en su presente y futuro para dejar un buen pasado. no mas a la violencia domestica!
    deyalit martinez aula::007 venezuela contemporanea

    ResponderEliminar
  16. Resulta monstruoso escuchar o leer sobre un maltrato hacia una mujer. El machismo que ha predominado durante mucho tiempo ha impedido que mujeres expresen y denuncien lo que les acontece, porque algunas aún creen que es el hombre el que puede y tiene la potestad de dirigir o mantener un hogar, lo cual se ha demostrado que no es así, todo lo contrario la mujer es autosuficiente, puede ser padre y madre a la vez, puede trabajar y criar a sus hijos, la mujer es tan valiosa, todo lo puede sola, quizá con sudor y lágrimas, pero sin dudas llega a lo que hombres no pueden solos, pero tristemente aún en nuestros tiempos hay muchas mujeres que guardan silencio ante la violencia, otras creen que dicha violencia es sólo física, pero es importante resaltar que no sólo se lástima en lo físico sino también en lo psicológico, palabras hirientes también son agresiones. Quiero enfatizarles a todas las féminas que lean ésto que son muy importantes, no dejen que nadie las maltrate tanto físicamente como psicológicamente, hay entes que se encargan de éstos casos, valórense y jamás dejen pasar un acto de violencia por sus vidas.

    ResponderEliminar
  17. Resulta monstruoso escuchar o leer sobre un maltrato hacia una mujer. El machismo que ha predominado durante mucho tiempo ha impedido que mujeres expresen y denuncien lo que les acontece, porque algunas aún creen que es el hombre el que puede y tiene la potestad de dirigir o mantener un hogar, lo cual se ha demostrado que no es así, todo lo contrario la mujer es autosuficiente, puede ser padre y madre a la vez, puede trabajar y criar a sus hijos, la mujer es tan valiosa, todo lo puede sola, quizá con sudor y lágrimas, pero sin dudas llega a lo que hombres no pueden solos, pero tristemente aún en nuestros tiempos hay muchas mujeres que guardan silencio ante la violencia, otras creen que dicha violencia es sólo física, pero es importante resaltar que no sólo se lastima en lo físico sino también en lo psicológico, palabras hirientes también son agresiones. Quiero enfatizarles a todas las féminas que lean ésto que son muy importantes, no dejen que nadie las maltrate tanto físicamente como psicológicamente, hay entes que se encargan de éstos casos, valórense y jamás dejen pasar un acto de violencia por sus vidas.

    ResponderEliminar
  18. Resulta monstruoso escuchar o leer sobre un maltrato hacia una mujer. El machismo que ha predominado durante mucho tiempo ha impedido que mujeres expresen y denuncien lo que les acontece, porque algunas aún creen que es el hombre el que puede y tiene la potestad de dirigir o mantener un hogar, lo cual se ha demostrado que no es así, todo lo contrario la mujer es autosuficiente, puede ser padre y madre a la vez, puede trabajar y criar a sus hijos, la mujer es tan valiosa, todo lo puede sola, quizá con sudor y lágrimas, pero sin dudas llega a lo que hombres no pueden solos, pero tristemente aún en nuestros tiempos hay muchas mujeres que guardan silencio ante la violencia, otras creen que dicha violencia es sólo física, pero es importante resaltar que no sólo se lastima en lo físico sino también en lo psicológico, palabras hirientes también son agresiones. Quiero enfatizarles a todas las féminas que lean ésto que son muy importantes, no dejen que nadie las maltrate tanto físicamente como psicológicamente, hay entes que se encargan de éstos casos, valórense y jamás dejen pasar un acto de violencia por sus vidas... Julio Burga

    ResponderEliminar
  19. La violencia hacia las feminas, es algo que se viene presentando desde hace muchos siglos si mas no recuerdo en distintos paises de origen arabe y hasta la actualidad no permiten que la mujer muestre ni su cabello, ya que esto seria una excusa para humillarlas y maltratarlas... si bien es cierto que esto es un delito tambien es cierto que somos nosotras las culpables de que dia a dia esto se incremente porque si al recibir el mas minimo golpe ya hubiese utilizado los poderes que por ley le otorga su genero, no hubiese pasado por esas cosas a lo largo de tantos años, es bueno que desde la niñez en mi opinion se realicen campañas educativas que ayuden a que el niñ@ conozca sus derechos y deberes y sepa donde se encuentra cada organismo que asegure su proteccion fisica y mental! Mariajose perez seccion 007

    ResponderEliminar
  20. Con mi pareja actualmente tengo problemas. Cuando nos conocimos hace ya un año y medio él se vino a vivir a mi casa, con mi consentimiento, ahora se comporta como si la casa fuera suya. Me empuja me golpea y me descalifica con palabras hirientes y una vez ocurrido el percance, se comporta como si nada hubiera ocurrido.He tratado de sacarlo pero no lo he logrado, porque me amenaza con matarme, echar combustible y quemarme dentro de la casa. Además me ha dicho que no tiene para dónde irse, pero tiene su familia en Turmero.confieso que tengo mucho miedo, porque es una persona agresiva, consume drogas. De lo de las drogas me enteré hace poco. Es una persona mayor tiene 59 años, todavía trabaja, es vigilante en una empresa de Turmero estado Aragua. Es una persona que en su trabajo le temen por grosero, agresivo y falta de respeto con el personal.

    ResponderEliminar
  21. Señora ese hombre es muy peligroso como usted lo ha relatado. Yo le recomiendo que vaya a la casa de la mujer Juana Ramírez la Avanzadora y ahi le brindaria asesoría psicológica y jurídica. Por favor no espere que ese hombre cumpla sus amenazas.

    ResponderEliminar